Buscar
  • exploravall

45. ELS SANTS DE LA PEDRA Y LA HISTORIA DE FRANCISCO VALLS (LA VALL D’UIXÓ)

Actualizado: hace 2 días


Els Sants de la Pedra

“Nos encontramos ante un peiró o capilla levantada en una pilastra de piedras bajo la advocación de San Abdón y San Senén, santos cuyo martirio se encuentra representado en unos azulejos de factura popular y protegidos por una hornacina. Junto a ellos encontramos unos baldosines conmemorativos del suceso acaecido en 1938, no en 1937 como por error reza el azulejo, en el cual se perdió el niño Francisco Valls Abad, vecino de la Vall”.


Imagen de los Santos de la Piedra en la hornacina

“Los santos Abdón y Senén, mártires de origen persa fallecidos en Roma hacia el 250 de nuestra Era, han sido tradicionalmente considerados como los abogados contra el pedrisco, de ahí su apelativo de Sants de la Pedra”.


Els Sants de la Pedra

“El peiró fue construido probablemente en el siglo XIX, en lo alto de Penyalva hacia el norte de la población por los vecinos de la Vall con objeto de librarse de las tormentas de pedrisco que por norma general se forman en esa dirección hacia el interior de la sierra, y que con frecuencia en su camino hacia el mar arrasaban las cosechas produciendo graves perjuicios a un pueblo que vivía exclusivamente de la agricultura”.


Francisco Valls Abad en 2022

“Pero el verdadero hecho, llamémosle anecdótico, que causa curiosidad a todo visitante del lugar, es la mencionada aventura corrida por Francisco Valls, más conocido en la población como Paco el Anouero, quien a la tierna edad de dos años y medio anduvo perdido por estos montes en plena Guerra Civil, siendo hallado con vida después de vagar por el lugar durante dos días con sus noches”.


La Vall d'Uixó vista desde el Collado de Aigualit

“Por aquella época el ejército franquista se encontraba a las puertas de Castellón y las incursiones aéreas sobre la retaguardia republicana se hacían cada vez más frecuentes. El 31 de mayo de 1938 a las 9 horas, Vall de Uxó recibía el primer bombardeo de la aviación nacionalista causando siete muertos y numerosos heridos. El 4 de junio a las 7,30 se repetía el segundo, provocando numerosas destrucciones, también con muertos y heridos.”


El Monte Penyalva, con els Sants de la Pedra en el vértice izquierdo (582 msnm)

“La gente, nerviosa y asustada, huía fuera de la población, refugiándose bajo los algarrobos, en las cuevas o en las alquerías del término. Al día siguiente la familia de Paco hizo lo propio y decidió marchar hacia la zona de Penyalva con lo indispensable para pasar unos días: un poco de comida, el mulo y unas mantas. En un punto del camino los abuelos decidieron separarse del grupo, llevándose consigo al pequeño y quedando su madre al cuidado de su otro hijo, de unos pocos días de edad, con el resto de los parientes (el padre - Francisco Valls Serrano - se encontraba movilizado en el frente)”.


El Pla de Cipote (430 msnm)

“Llegados los abuelos al Pla de Cipote, en las inmediaciones dels Sants de la Pedra, Paco se puso a jugar con otros niños de diversas familias que se encontraban en la misma situación. En aquel momento el ruido de los motores de la aviación que se acercaba sembró la confusión entre todos los que allí se encontraban, huyendo despavoridos en desbandada. Unos instantes después, cuando volvió la tranquilidad y se reunieron los diversos grupos familiares, los abuelos se percataron de que el niño había desaparecido”.


La Caseta del Matalaper con su aljibe, al lado del Pla de Cipote

“Comenzó entonces la precipitada búsqueda por las inmediaciones sin que ésta diera ningún fruto. Los abuelos consideraron prudente no comunicar la terrible pérdida a su madre y, desesperados, continuaron buscando al pequeño por la zona, pero transcurrido todo un día sin obtener resultado alguno, y sólo entonces, decidieron informar del dramático suceso al resto de la familia. En este punto, todos volvieron con rapidez hacia la Vall para organizar desde allí, con la ayuda de algunos voluntarios, la urgente búsqueda por el término”.


El Collado de Aigualit

“Mientras esto pasaba, los refugiados de un grupo de casitas ubicadas en el Coll d’Aigualit, ajenos hasta entonces a este suceso, habían estado escuchando lamentos de un niño durante la noche, pero estos no le dieron más importancia, pensando que los llantos provendrían de alguno de los grupos instalados precariamente por la zona. De esta forma transcurrió el segundo día, y el pequeño Paco continuaba perdido por las montañas sin comida ni bebida”.


Vista de Penyalva con els Sants de la Pedra y la Peña Martinez a la derecha

“No obstante, durante la segunda noche, los gemidos volvieron a producirse; el niño repetía sin parar “¡agüelita, agüelita!”, de manera que con las primeras luces del día 7 de junio, una reducida cuadrilla de personas partieron desde aquellas alquerías cercanas para comprobar desde donde salían los llantos. La expedición, guiada por los incesantes quejidos, no tardó mucho en hallar al pequeño, quien fue encontrado en un lamentable estado, prácticamente desnudo y cubierto de magulladuras con sangre reseca, pero con vida”.


Azulejo de Paquito con su triciclo en la hornacina

“Una vez a salvo en las casitas del collado, fue vestido y alimentado con unas sopas que evidentemente devoró para, a continuación, quedarse dormido, rendido por el agotamiento. Prontamente fue reconocido por otro niño (Enrique Diago): “¡eixe es Paquito, el de la bicicleta!”. De inmediato se dio aviso a la familia y, cuando en brazos de su abuelo, una vez ya en el pueblo, se reunieron todos de nuevo, una exclamación generalizada surgió de entre sus parientes: “¡l’agüelo s’enganyat, eixe xiquet no es el nostre!”. Era tal el estado de Paquito que ni su propia familia lo reconocía. Pero pasados los primeros instantes de desconcierto, la impresión se tornó pronto en un espectáculo emocionante y conmovedor que el lector puede imaginar”.


Azulejo conmemorativo del hecho

“Una vez transcurridos los trágicos episodios de la guerra, la familia encargó en la población de Onda la fabricación de unos azulejos con la imagen del pequeño Paco portando su famoso triciclo, copiada de una fotografía posterior a estos sucesos. Pedidos los permisos correspondientes a las autoridades, estas consintieron en colocar los baldosines en el hito dels Sants de la Pedra”.


Els Sants de la Pedra

“Allí, como acción de gracias, se celebró una misa, haciendo acto de presencia además de toda la familia, amigos, curiosos y, como no podía ser de otra manera en nuestra tierra ante un acontecimiento con final feliz, una representación de músicos que pusieron la nota festiva al acto conmemorativo”. (todos los párrafos Fuertes, 2004, pag. 131 – 133)


Entrevista con Francisco Valls el 2 de septiembre de 2022

En la entrevista que tuve personalmente con Francisco Valls el 2 de septiembre de 2022, matizó que su madre se dirigía a la Caseta de Catxapo, pero él insistió en irse con sus abuelos, quienes se dirigían hacia la Caseta de Antonio el Esquilador o del Matalaper, situada en el Pla de Cipote. El Pla de Cipote se encuentra en el centro de la cara sur del monte Penyalva.


Francisco Valls y Fernando Nebot

Los bombardeos documentados sobre La Vall d’Uixó fueron los días 31 de mayo con siete víctimas mortales, 4 de junio con dos víctimas y 6 de junio con cinco víctimas. En total 14 víctimas mortales. Los aviones eran Dornier 17 del grupo A-88 de la Legión Cóndor alemana y descargaron en total unas 50 bombas de 250 kg. Es posible que algún avión hiciera una pasada el 5 de junio, causando la desbandada de los amiguitos y la desorientación del niño.


Vista completa de la Hornacina con ofrendas

Después de la pasada del avión, Paquito se dirigió hacia el oeste, por debajo de los Cingles de Tido y de la Penya Martinez, llegando al Barranco de Aigualit. Seguramente sus abuelos lo buscaron en dirección sur, bajando del monte o en dirección este hacia la Fuente del Anoueret, por eso no lo encontraron. En el Collado de Aigualit había tres casetas en aquella época: la de Parisido, la de Rosca y la de Sabata. Algunos de los propietarios de estas casetas fueron los que encontraron al niño perdido, como el Tio Talamantes y el Tio Sabata.


Relación de evacuados de la Vall d'Uixó. Francisco Valls es el número 187 (Orlyel-15 pag.122)

Finalmente, tras el empuje de las tropas nacionales hacia Vall de Uxó en junio de 1938, la familia de Paquito fue evacuada a Quart de les Valls, tal como él mismo relató durante la entrevista. Efectivamente, Quart de les Valls fue un pueblo receptor de refugiados y evacuados al estar situado en una zona considerada no estratégica. Según relata, su abuelo conocía a Bautista Pérez Chordá y fueron a vivir a su casa, sita en la Calle Valencia 18 de Quart de les Valls. Al acabar la guerra, Bautista Pérez Chordá fue el primer alcalde del régimen franquista.


Refugio antiaéreo de la Guerra Civil en Quart de les Valls

En Quart de les Valls, Paquito solía esconderse en un refugio cuando sonaban las alarmas debido a algún ataque aéreo. Precisamente se ha recuperado uno de los varios refugios que hubo en la localidad. Fue construido entre finales del año 1936 y principios de 1937 con el objetivo de defender a la población de los bombardeos franquistas. Tiene una tipología llamada “de mina” y una superficie de 50,52 m2. Contaba con 4 bocas de entrada, 2 públicas y 2 privadas.


Panel informativo del refugio antiaéreo de Quart de les Valls donde se aprecian los refugios de la calle Valencia

Bibliografía

Entrevista personal con Francisco Valls Abad.

FONT, Josep (2019), Els camins de l’aigua a la Vall d’Uixó. Centre d’Estudis Vallers.

FUERTES, Juan (2004), El Término Municipal de Vall de Uxó – El patrimonio rural no catalogado, Associació Arqueològica de La Vall d’Uixó.

GARCÉS, Vicent (2020), Una Carpeta de Cartró Blau, Trencatimons Editors.

MARTÍ, Joaquín (2017), Montañas de Vall de Uxó 167 picos con nombre y apellidos, Edición de Autor.

NAVARRO, Nel.lo (2011), Francisco Valls Abad, el xiquet que es va perdre als Sants de la Pedra, La Rodalia el periòdic de la Plana Baixa, 28 de març de 2011.

SEVILLÀ, José y BOSÓ, Estel (2018), Refugiats de la Plana Baixa a Quart de les Valls, Revista Orleyl Número 15 Any 2018, Associació Arqueològica de la Vall d’Uixó.

590 visualizaciones1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo