Buscar
  • exploravall

28. ANÍBAL, SAGUNTO Y LA VALL D’UIXÓ


Loma occidental del Castillo de Sagunto

En el año 219 antes de Cristo las dos potencias mundiales eran Cartago y Roma, que se disputaban el dominio del mundo conocido: el Mar Mediterráneo y la tierra que lo circunda. La ciudad ibérica de Arse (la actual Sagunto), aliada de Roma, era uno de núcleos más importantes de la región Edetana, a la cual también pertenecían los dos poblados ibéricos del valle de Uixó, situados sobre la Muntanyeta de Sant Josep y en la Punta de Orleyl.


Loma occidental del Castillo de Sagunto

“La primera población de la Península Ibérica citada en la historia antigua de Roma es Sagunto, con motivo de la guerra de los Escipiones contra Aníbal, ante la que ningún historiador fue indiferente. El conflicto se ocasionó en el único espacio geográfico que les quedaba a los cartagineses para acceder a Italia después de haber perdido en el 241 aC el derecho a transitar por el estrecho de Mesina, entre Sicilia y el sur de Italia” (Aranegui, 2004, pag.25)


Loma occidental del Castillo de Sagunto

En la loma sudoccidental del cerro del actual Castillo de Sagunto, estaba situada la ciudad ibérica de Arse desde el siglo V aC. En el territorio que dominaba Arse-Saguntum se conocen 24 yacimientos ibéricos entre los que Arse destaca por tu tamaño. La población ibérica de Arse podría tener una extensión aproximada de unas ocho o diez hectáreas y estaría protegida por un doble recinto defensivo, con una muralla interior perimetral. De este se conservan varios metros de longitud. Forma un ángulo recto con una torre rectangular que permite la vigilancia del paso, se compone de grandes bloques poligonales unidos sin argamasa, y está fechada a mediados del siglo IV aC.


Loma occidental del Castillo de Sagunto

“Siendo el yacimiento descrito geográfica y topográficamente compatible con la “ciudad situada en la falda de una cordillera que extendiéndose hasta el mar une los extremos de Iberia y de Celtiberia” (Polyb.,Hist.III,17) así como con la ciudad amurallada asediada por Aníbal por tres puntos, con catapultas, torres móviles, arietes y ballestas de alta tecnología, mientras los saguntinos lanzaban sus faláricas (Liv.XXI,8-10) o lanzas ligeras prendidas con estopa y pez para defenderse desde lo alto de las torres de la fortificación, según describe Tito Livio (XXI,11-14)” (Aranegui,2004 pag. 39)


Escultura de un toro ibérico (Museo Histórico de Sagunto)

COMIENZO DE LA SEGUNDA GUERRA PÚNICA (218-202 aC)


En el año 241 aC, el general cartaginés Amílcar Barca firmó el tratado de paz con Roma que puso fin a la Primera Guerra Púnica, donde Cartago perdió Sicilia y posteriormente Cerdeña y Córcega. En el 237 aC Amílcar desembarcó en Gadir (Cádiz) llegando a Hispania con su hijo Aníbal, nacido en el año 247 aC, y su yerno Asdrúbal para conquistarla y asegurarse sus minas de plata con objeto de preparar la siguiente guerra contra los romanos. Es muy famoso el episodio del juramento que Amílcar hizo proclamar a su hijo Aníbal aún niño: “Odio eterno a Roma”.


Busto de Diana (Museo Histórico de Sagunto)

En 229 aC Amílcar murió combatiendo contra los íberos durante el sitio de Helike (Elche) y le sucedió Asdrúbal, quien fundó la nueva capital de aquel imperio: Qart Hadast (Cartagena). En 226 aC Asdrúbal firmó un tratado con Roma en el que se comprometía a no cruzar el río Íbero (Ebro). En 221 aC Asdrúbal fue asesinado por un guerrero íbero y el ejército eligió como nuevo líder a Aníbal Barca, que tenía 26 años.


Hermes Báquico del siglo I (Museo Histórico de Sagunto)

Por su parte, Roma, temiendo la creciente presencia de los cartagineses en Hispania, concluyó una alianza con la ciudad de Sagunto,​ situada a una distancia considerable del Ebro por la parte sur, en el territorio que los romanos habían reconocido como dentro de la zona de influencia cartaginesa,​ y declaró a la ciudad como un protectorado.​ Este movimiento político generó tensiones entre las dos potencias: mientras que los romanos argumentaban que según el tratado firmado en el año 241 aC, los cartagineses no podían atacar a un aliado de Roma, los púnicos se amparaban en la cláusula del documento que reconocía la soberanía cartaginesa sobre los territorios hispanos situados al sur del Ebro.


Muro del Templo de Diana en Sagunto

Aníbal atacó Sagunto porque para él, como para la mayoría de sus compatriotas, la Primera Guerra Púnica no había acabado. La estrategia de Amílcar y Asdrúbal era plantarle cara a Roma en Hispania. Dueño del territorio y de sus recursos y con un excelente ejército a su disposición, Amílcar pensaba que podría derrotar a los romanos, como no pudo hacerlo en Sicilia porque le fallaron los suministros. Cuando Aníbal tomó el mando se decidió por la rapidez, tratando de asegurar la conquista del Levante hispano y por ello atacó Sagunto, que era una ciudad pequeña pero formidablemente fortificada, aliada de Roma. Este ataque era esencial para no dejar en la costa ningún enclave que sirviera de cabeza de playa para una invasión romana.


Foro Romano en el Castillo de Sagunto

Aníbal atacó Sagunto esperando una reacción romana que no se materializó. Sagunto era el cebo y los romanos, al no reaccionar le desmontaron la trampa. Por eso se explica su prisa en alcanzar las Galias, arrollándolo todo a su paso y perdiendo más tiempo y hombres en esa carrera que, de todas maneras, le llevó a cruzar los Alpes en pleno invierno. En 219 aC comenzó el asedio de Sagunto, que cayó en otoño tras ocho meses de lucha, probablemente en noviembre.


Poblado Ibérico de la Muntanyeta de Sant Josep (La Vall d'Uixó)

Los saguntinos, ya sin provisiones, solicitaron una rendición honorable, pero Aníbal les exigió una rendición incondicional, según la cual podrían conservar la ropa que llevaran puesta y habrían de fundar otra ciudad donde les dijeran los cartagineses. Indignados ante estas condiciones tan duras, los saguntinos optaron por una solución drástica y encendieron una gran hoguera en el centro de la fortaleza arrojando todas sus riquezas; a continuación, las mujeres y los niños se lanzaron al fuego y por último los hombres salieron a luchar contra los cartagineses en un último combate suicida.

Poblado Ibérico de la Muntanyeta de Sant Josep (La Vall d'Uixó)

Estrabón escribió: “Saliendo desde Sucron (Río Júcar) hacia las bocas del Ibero (Río Ebro) se halla Sagunto, fundada por los Zacyntios (de la isla de Zacynto en Grecia), a la cual ciudad habiendo destruido Aníbal, contra los pactos convenidos con los Romanos, se encendió guerra entre éstos y los cartagineses”. Las consecuencias para los habitantes de Sagunto las escribió Livio: “Fidem socialem usque ad perniciem suam coluerunt” Tuvieron fe hasta su propia ruina.


Poblado Ibérico de la Muntanyeta de Sant Josep (La Vall d'Uixó)

DESTRUCCIÓN DE LOS POBLADOS DE LA VALL D’UIXÓ


Los dos poblados ibéricos del valle de Uixó están situados sobre la Muntanyeta de Sant Josep y en la Punta de Orleyl. En la Muntanyeta de Sant Josep, justamente sobre las Cuevas de Sant Josep, se ubica un poblado íbero amurallado originado en la Edad de Bronce que alcanzó su esplendor cuando se construyeron las torres y viviendas todavía conservadas. Con una cronología que va desde el siglo VI a.C. al V d.C., fue abandonado en el siglo II a.C. y volvió a habitarse en los siglos IV y V después de Cristo. Presenta un sistema defensivo formado por una muralla reforzada con torres. Durante las recientes excavaciones arqueológicas se ha constatado que hubo un gran incendio y una destrucción intencionada del poblado en 219 aC, la misma época que Aníbal atacó Sagunto.


Poblado Ibérico de la Punta de Orleyl (La Vall d'Uixó)

Respecto al poblado ibérico de la Punta de Orleyl, encontramos que “después de la Segunda Guerra Púnica (218-202 aC) el asentamiento pierde importancia, según indica la escasez de niveles posteriores a estas fechas, si bien se mantiene en vida hasta la primera mitad del siglo I aC.” (Oliver et al. 1984, cita en García Fuertes et al,,1998, pag.26). “A nuestro parecer, es probable que esta pugna por la posesión de la tierra, una vez acabada la Segunda Guerra Púnica (218-202 aC), y especialmente después de que los romanos hubieron tomado Saguntum a los cartagineses (212 aC), se resolvió en beneficio de los saguntinos, que incorporaron a su territorio la zona de influencia de la Punta de Orleyl. Eso provocó la desaparición de este poblado como centro neurálgico de la comarca y su progresivo abandono a lo largo de la primera mitad del siglo II aC.” (García Fuertes et al,,1998, pag.132)

Poblado Ibérico de la Punta de Orleyl (La Vall d'Uixó)

Por lo tanto, es lógico deducir que las mismas tropas de Aníbal que destruyeron Sagunto, también aniquilaron los poblados ibéricos del valle de Uixó. El sitio de Sagunto duró 8 largos meses en 219 aC, por lo que los cartagineses tuvieron tiempo de sobra para asolar las tierras de alrededor de Sagunto en busca de víveres o para evitar cualquier intento de ayuda a los sitiados. Ante un posible intento de resistencia por parte de los poblados ibéricos, las tropas mercenarias cartaginesas arrasarían cosechas y poblados, incendiando y destruyendo. Hoy en día se le llama “daños colaterales”.


Poblado Ibérico de la Punta de Orleyl (La Vall d'Uixó)

Roma reaccionó ante lo que consideraba una flagrante violación del tratado y reclamó justicia al gobierno cartaginés. ​ A finales de mayo de 218 aC, el Senado Romano envió una delegación diplomática a Cartago, pero el Senado Púnico, debido a la gran popularidad de Aníbal y al riesgo de perder prestigio en Hispania, rechazó las peticiones romanas y declaró la guerra a Roma, que el general había soñado a finales de año. A principios de junio de 218 aC Aníbal y su grandioso ejército de 38.000 infantes, 8.000 jinetes y 38 elefantes se dirigieron al norte siguiendo la Vía Heráclea (después llamada Vía Augusta) para atravesar los Pirineos y los Alpes con destino a Roma.


Inscripción Ibérica (Museo Histórico de Sagunto)

Bibliografía:


ARANEGUI GASCÓ Carmen (2004), Sagunto - Oppidum, emporio y municipio romano, Edicions Bellaterra, Barcelona.

ESTRABÓN. Geografía Libro Tercero.

GARCÍA FUERTES José María, MORAÑO POBLADOR Isabel, MELIÀ GRANELL José Luis (1998) L’Arquitectura del Poblat Ibèric de La Punta d’Orlell, Associació Arqueològica de La Vall d’Uixó.

IGNACIO LAGO José (2003) César ,Alejandro, Aníbal. Genios militares de la Antigüedad, Almena Ediciones.

MARTINEZ BELTRÁN Fernando. Atalaiant elefants des d’Orleyl. Associació Arqueológica de La Vall d’Uixó.

https://es.wikipedia.org/wiki/Sitio_de_Sagunto

http://castillodesagunto.blogspot.com/2013/11/la-destruccion-de-sagunto.html

https://ceice.gva.es/es/web/patrimonio-cultural-y-museos/museo-arqueologico-de-sagunto

https://centroarqueologicosaguntino.es/

https://www.comunitatvalenciana.com/es/valencia/sagunt-sagunto/museos/museo-historico-de-sagunto-muhsag


1,092 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo