Buscar
  • exploravall

25. SANTUARIO IBERO-ROMANO DE LA FRONTERA (SAGUNTO)

Actualizado: hace 2 días


Restos del Santuario Ibero-Romano de la Frontera

El pico situado más al Sur del término municipal de La Vall d’Uixó es La Contienda (368m), donde se encuentra el Mojón de los Tres Términos (Sagunto, Almenara y La Vall d’Uixó). Hacia el Este, en dirección Almenara, tenemos el Salto del Caballo (345m) y hacia el Oeste, ya dentro del término municipal de Sagunto, está situada la Montaña de la Frontera (378m). Desde el mojón hacia La Frontera, hay una primera loma de 377m, donde se ubica el yacimiento del Santuario Ibero-Romano de la Frontera. Este recorrido pertenece al PRV-139 que se inicia en la Font de Quart de les Valls. La situación geográfica del santuario es excepcional con unas vistas que dominan al norte la Sierra de Espadán y al sur el Valle de Segó hasta Sagunto, ciudad de la cual seguramente dependería.


Primera Loma de la Montaña de la Frontera (377m)

El Santuario Ibero-Romano de la Frontera fue construido para el culto al dios Liber Pater, ya que está documentado a través de las inscripciones votivas dedicadas a esta divinidad. En este santuario se hallaron diversas inscripciones ibéricas sobre soportes de tipología romana, destacando un pedestal con la inscripción "Bocon" que se ha interpretado como el nombre de un dios ibérico relacionado con el dios Liber Pater romano. Tanto la figura del Liber Pater romano como el Bocon ibérico, se corresponden con una divinidad de carácter solar, un dios protector de la fecundidad y vinculado al nacimiento, el crecimiento y la muerte que aseguraba la fertilidad y la procreación en toda la naturaleza. Con el tiempo entra en contacto con otras culturas llegando a identificarse con el dios Baco/Dionisos griego, el dios del vino.


Primera Loma de la Montaña de la Frontera (377m)

“Dentro de la provincia tarraconense, el principal foco de culto a Liber Pater (principal foco de Hispania en general) parece ser el santuario de la Montaña Frontera, único hallado en Hispania por el momento dedicado a esta divinidad, en el término municipal de Saguntum, a unos 10 km al norte de esta importante colonia. Al margen de los epígrafes, en esta zona se han hallado diversas aras votivas, hermata báquicos, mosaicos, estatuillas de Baco, un edículo y un santuario dedicado al dios en la propia Montaña Frontera. ¿Se le erige protector de toda una explotación vinícola? Se sabe que la región de Sagunto está a fines del Siglo I plantada de viñedos, y que la vid es una de las grandes riquezas de Voconius Romanus, amigo y correspondiente de Plinio el Joven y uno de los hombres más influyentes y poderosos en la aristocracia urbana de comienzos del Siglo II. Esta zona saguntina fue rica en viñedos, aunque su vino no era de gran calidad. En efecto, el vino de Saguntum exportado a Roma desde época augustea es citado por Juvenal y Frontón como vino de baja calidad. Durante el Siglo II ha podido haber un incremento de producción vinícola en esta zona, coincidente con una época de mayor bienestar y de mayor exportación a Roma de su vino. En el Siglo II el único vino español mencionado en la literatura es precisamente el de Sagunto”. (Hoyo, 1992, pag. 71-72).


Primera Loma de la Montaña de la Frontera (377m)

“El estado pésimo de conservación de la mayor parte de las inscripciones, hechas por incisión superficial sobre caliza local, unido a su carácter rústico, hacen que sólo en tres ocasiones pueda leerse LIBERO PATRI y en dos LIBERO. En definitiva, diremos que los epígrafes de la Montaña Frontera pueden dividirse en algunos de más calidad como aras y pedestales mejor labrados y con letras capitales de mayor o menor uniformidad, y en fragmentos de aras y placas con incisión y lectura defectuosa e incompleta, en los cuales no aparecería por lo general, ni el nombre del dedicante, sino una mera estructura LIBERO VSLM. El soporte tiene por materia la Pedra de Sagunt de caliza azulada en la mayor parte de los casos. Dada la gran diferencia con la piedra de la propia Montaña Frontera, clara y frágil, no parece verosímil el autoabastecimiento de piedra con la localización de un taller epigráfico anexo al Santuario. Más bien hay que pensar en el remonte de los soportes hasta la cima, lo cual viene apoyado por su pequeño tamaño. (García Sanz,1991, pag. 177-179).


Primera Loma de la Montaña de la Frontera (377m)

"Un segundo planteamiento se refería a la existencia de un santuario a Liber en la cima de esa elevación (378m) de difícil acceso. No ya sólo los primeros exploradores de la zona, como J.B.Fígols y V.Daniel en 1818, B.Ribelles, que transmite los descubrimientos de los anteriores, en 1820 y P.Beltrán en 1951, sino el propio Corell afirma que en la actualidad puede apreciarse la planta de un aediculum, consagrado a Baco por las inscripciones allí halladas. Todo ello cuenta con el inconveniente de que las excavaciones se han llevado a cabo desde un comienzo de modo muy asistemático, hasta el punto de afirmar Corell que “En la Montaña Frontera se han removido todas las piedras, pero no se han hecho nunca excavaciones”, lo que nos impide hoy ver algo en esas ruinas. Esto nos lleva a considerar que ese lugar debía ser desde antiguo un centro cultural, no sólo por su disposición natural de elevación sobre una fértil llanura, sino por los hallazgos que en lengua ibera, datados del Siglo III a.C. han aparecido junto al aediculum. Los romanos oscilan entre el Siglo I y el III d.C. No parece, pues, posible una convivencia de cultos sino más bien una suplantación, que viene propiciada por el conocimiento del nombre de la divinidad ibérica Ildubocon”. (García Sanz,1991, pag. 177-179).


La Sierra de Espadán al Norte

“Juvenal pone de manifiesto que el vino de Sagunto era considerado un vino común puesto que lo que el autor relata es que se utilizaba para ser lanzado entre los comensales ebrios en la juerga final de un banquete. Frontón pone fin hacia el 162 a la antología de textos sobre el vino saguntino cuando le comenta a Marco Aurelio lo lamentable que es comprar tan mal vino cuando en Italia hay crudos excelentes, en un arranque de proteccionismo muy propio de la mentalidad conservadora de la época. En consecuencia, se comprueba que entre los alrededores del año 80 y el 160 d.C. la denominación saguntino para un vino común era utilizada por parte de escritores latinos. Ha sido la investigación arqueológica a través de las ánforas, vocablo que deriva de una medida de capacidad igual a 26 litros, la que ha precisado el momento inmediatamente anterior al cambio de Era, en que los vinos hispanos se proyectan con regularidad hacia los mercados exteriores así como las regiones que intervienen en esta actividad potenciada por inversiones itálicas en al campo hispano”. (Aranegui, 2004, pag. 207-228).



El Valle de Segó al Sur

“Baco es la misma divinidad que los griegos denominaron Dionisio, un dios de la segunda generación de los olímpicos puesto que es hijo de Zeus y de una de sus amantes, Sémele, que cayó fulminada cuando Zeus la complació mostrándose ante ella con todo su esplendor de rayos y truenos. Baco no fue en Roma un dios frenético ni sexual, a diferencia de su séquito, aunque se le atribuye la invención del cultivo de la vid y es patrón de la música, la danza y el teatro que conllevan momentos de éxtasis. Esta divinidad oficial y urbana tendrá una versión más agrícola y campesina en Liber Pater, que es el Baco agricultor de la fecundidad de la tierra del panteón itálico en el que ejerce un papel ligado a la fertilidad vegetal y animal de los campos, y se aproxima a Baco en cuanto que favorece la abundancia de los viñedos. Hay un apoyo documental para considerar que los rituales y festejos en torno al vino eran practicados en la ciudad (Sagunto) de época republicana por los habitantes que debieron instaurar el cultivo extensivo de la vid en una comarca donde el viñedo ya estaba implantado, conmemorados con imágenes que tienen su equivalencia en Italia.” (Aranegui, 2004, pag. 221-224).


Restos del Santuario Ibero-Romano de la Frontera

Liber Pater fue objeto de culto en el santuario que ocupó la cima de La Muntanya Frontera en el límite norte del término de Sagunto, que se conoce al menos desde el siglo XVIII, pero que nunca ha dispuesto de un estudio minucioso de sus hallazgos afectados por el expolio durante demasiados años. Pese a ello se sabe que la cima de la montaña estaba ocupada en época romana por un edículo o templete de planta rectangular, que había una densidad alta de dolias y de ánforas al exterior de ese edificio así como también una cierta concentración de inscripciones, de las que se tienen catalogadas unas 40 grabadas sobre pedestales y sobre aras, generalmente en latín pero con alguna dedicatoria en ibérico coetánea de las anteriores y una con dos líneas en cada grafía, reflejo de la heterogeneidad de los que lo frecuentaban. (Aranegui, 2004, pag. 226-227).


Conjunto de 9 exvotos masculinos de bronce. Siglo I a.C. Montaña Frontera Sagunto

“En la cima de la Montaña Frontera se encuentra un yacimiento que, por los restos materiales hallados en él, en su mayoría inscripciones latinas de carácter votivo, se ha determinado como un santuario, con un período de actividad que abarca la época iberorromana llegando hasta el Bajo Imperio. El yacimiento está emplazado en la cumbre de una montaña denominada Montaña Frontera, que se eleva a 378 m de altura sobre el nivel del mar y se sitúa en el término municipal de Sagunto (Valencia). Las primeras noticias relacionadas con los hallazgos pertenecientes a este emplazamiento se dan a comienzos del siglo XIX. Desde este momento hasta la fecha se sucederán diversas publicaciones que giran en torno a dos ejes principales, uno dedicado a elaborar una recopilación del material epigráfico y otro canalizado a explicar y verificar el yacimiento como un santuario dedicado al culto de Liber Pater y, anteriormente, a una divinidad indígena de época ibérica”. (Nicolau, 1998, pag.25)


Objetos votivos de bronce. Época ibero-romana. Montaña Frontera, Sagunto

“El yacimiento de la Montaña Frontera es un espacio sacralizado situado en un lugar alto donde existe una actividad cultural desde una época temprana para el mundo romano, siglo I a.C., y que continúa sin interrupción hasta el siglo II d.C. Su origen ibérico es difícil de determinar ante la falta de datos materiales que lo confirmen, pero como veremos a continuación, podríamos estar ante un lugar de culto de origen ibérico que se sincretizó en un culto de carácter romano. Liber Pater es ciertamente el dios adorado en este lugar, ya que encontramos numerosas inscripciones votivas con su nombre que lo confirman. Su nombre no es siempre el mismo pues, aunque es más frecuente el de Dionisos, también se le llamó Baco. Para los cultivadores era el dios de la fecundidad agrícola, debiéndole a él el arte de cultivar la viña y los árboles frutales”. (Nicolau, 1998, pag.26)


Restos de excavaciones

“En total, los signos ibéricos aparecen en treinta y nueve fragmentos de piedra, en dos casos sobre cerámicas. Lo que dicen estas inscripciones parece algo reconocido que Bokon pudiera ser el nombre de una divinidad indígena que era adorada en este lugar. Estamos ante un santuario donde debía existir una divinidad ibérica, a la cual se rinde culto a través de unas ofrendas votivas durante la romanización, y es seguro que a partir del siglo I d.C. se adora a un dios romano por medio de inscripciones latinas sobre el mismo tipo de soporte. En la Montaña Frontera estaríamos ante un fenómeno de sincretismo en donde la divinidad ibérica indígena sería reemplazada con el tiempo por Liber Pater. La continuidad cronológica en las ofrendas epigráficas, junto con el carácter del territorio saguntino como una zona agrícola y la situación destacada del santuario en lo alto de una montaña dominando todo el territorio, además de considerar a Liber Pater como dios protector del viñedo saguntino, lleva a interpretar que allí se adoró a una divinidad relacionada con la fecundidad de los campos”. (Nicolau, 1998, pag.40-42)


Primera Loma de la Montaña de la Frontera (377m)

Los hallazgos arqueológicos de este santuario se pueden visitar en el Museo Histórico de Sagunto. Los vecinos de la zona suelen referirse a este lugar como "el poblado ibérico" al desconocer el verdadero origen de los vestigios. Desgraciadamente del santuario no quedan estructuras que lo hagan reconocible y se nota que el expolio y la desidia han hecho mella en este yacimiento histórico.


Bibliografía:


ARANEGUI GASCÓ, Carmen (2004), Sagunto - Oppidum, emporio y municipio romano, Edicions Bellaterra, Barcelona.

GARCÍA SANZ, Oscar (1991), Liber Pater epigráfico en Hispania: Textos y contexto religioso. Espacio Tiempo y Forma Serie II, Historia Antigua (4) Disponible en http://revistas.uned.es/index.php/ETFII/article/view/4174

HOYO CALLEJA, Javier del (1992) Revisión de los estudios de Liber Pater en la epigrafia hispana. Universidad Autónoma de Madrid.

MARTÍ SEGARRA, Joaquín Emilio (2017), Montañas de Vall de Uxó 167 picos con nombre y apellidos, Edición de Autor.

MUSEO HISTÓRICO DE SAGUNTO.

NICOLAU VIVES, Mª Rosario (1998) Un santuario iberorromano saguntino situado en la Montaña Frontera (Sagunto, Valencia). Grupo de Investigación HUM-236

WIKIPEDIA https://es.wikipedia.org/wiki/Liber_(mitolog%C3%ADa)


291 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo